lunes, mayo 03, 2010

El traductor-intérprete jurado


La labor de traducir como es comúnmente conocido no solo es una de las más difíciles, sino también una de las más importantes en diversos ámbitos como los negocios, las conversaciones y la legalidad; especialmente en este ultimo aspecto cuando para este se han desarrollado interpretes especializados no solo en traducir o interpretar sino también en diversos aspectos legales.

El traductor-interprete jurado es aquel traductor como su nombre lo indica, especializado en traducir e interpretar textos y discursos de orden legal y que por ende son necesariamente acreditados para justificar su traducción ante la ley; este tipo de traductor por lo general desarrollan sus labores en sitios como despachos judiciales y consejerias legales, pues es allí en donde se realizan diversos procesos legales acreditados.

Entendiendo lo anterior y de la importancia que poseen los profesionales en traducción es bueno hacernos una pregunta, ¿Quién puede ser y/o convertirse en un traductor-interprete jurado?. En realidad la respuesta esta pregunta resulta bastante fácil de responder, pues traductor-interprete jurado puede ser cualquier persona profesional mayor de edad legalizada por el ministerio de asuntos extranjeros, sin embargo es bueno mencionar que las personas tituladas en idiomas y leyes son algunas de las más favorecidas en la exigencia académica para dicha carrera profesional.

Por otra parte, la elaboración de una traducción jurada comprende de varios pasos básicos que garantizan su legalidad, por ello es bueno destacar algunos de ellos como:

• La traducción y lectura de textos, cuando estos se deben traducir legalmente, debe hacerse en presencia de varias autoridades legales por fuera del traductor jurado, algunas de ellas como un jurado normal o un notario, sin embargo estas personas pueden variar según la categoría, importancia y tipo de documento.

• En algunas ocasiones la traducción es revisada por otro traductor, con el propósito de garantizar la veracidad de esta misma, de lo contrario y dependiendo del caso la traducción podrá ser rechazada o pospuesta.

• Es básico tener en cuenta antes de acudir donde un traductor-interprete jurado que este posea su certificado al día y legalizado, con el propósito de legitimar la legalidad del documento traducido.

Aunque son muchos más los pasos que garantizan una traducción juramentada, los anteriormente mencionados son algunos de los más importantes a tener en cuanta antes de acudir donde uno de estos.

Una parte básica a mencionar cuando hablamos de las traducciones juramentadas son la manera en que estas deben presentarse, pues en diversas ocasiones son anuladas por su presentación, por ello es bueno fijarnos que estas se encuentren selladas o cerradas y que tanto la traducción como el sobre posean el sello y firma del traductor o interprete jurado.

Cabe notar que hoy en día los traductores jurados juegan un papel fundamental en diversos procesos como la legalización de un testamento o la adquisición de una visa, sin mencionar su importancia en entidades gubernamentales como la ONU y la UNICEF.

Dado lo anterior queda demostrado que los traductores e interpretes jurados son bastante importantes en diversos procesos de interés público, sin embargo también es bueno mencionar la rentabilidad económica que estos obtienen por realizar dicho trabajo, así que será bueno recomendar este como un buen futuro educativo.

2 comentarios:

  1. Buen artículo, aprovecho para indicar que en nuestra agencia (http://www.babelic.com) ofrecemos servicios de traducción rápidos y económicos.

    ResponderEliminar
  2. En Buenos Tiempos Traducciones (www.buenostiempos.es) basamos la calidad de nuestros trabajos en la realización de las traducciones por traductores jurados. Somos especialistas en la lengua polaca.

    ResponderEliminar